Indice Paises

domingo, 21 de agosto de 2016

Hakuro-jō (白鷺城): El Castillo de la Garza Blanca en Himeji

Día 15 de agosto 

Castillo de Himeji
Hoy nos hemos parado en Himeji para ver su castillo. Ya desde las ventanas del Shinkasen se veía imponente al fondo de la avenida que va desde la estación a sus jardines. Y es más imponente aún cuanto más cerca estás y empiezas a pasar las diferentes puertas de las murallas interiores hasta la gran torre blanca de siete pisos. Es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1993.

Desde la estación de Shinkasen de Himeji hemos tomado el autobús para evitar tener que andar la distancia escasa de un kilómetro hasta llegar a la Otemon-gate que da paso al recinto y que es su puerta principal. Desde ahí aún quedan otros trescientos metros por lo que fue en su momento el San-no-Mari-goten-palace, en el tercer bastión de defensa, convertido hoy en césped, hasta que llegas a la muralla del segundo bastión donde están las taquillas y empiezas a subir por las calles interiores hasta el bastión principal y la gran torre del homenaje (Tenshu) de siete pisos que se alza retadora con un blanco espectacular tras la última restauración de 2009-2015.
Otemon-gate del Castillo de Himeji
Otemon-gate del Castillo de Himeji
Vista de la muralla y de la ciudad de Himeji
Vista de la muralla y de la ciudad de Himeji
Estructura interior de madera
Interior
La torre se asienta sobre unos muros con defensa inclinada para evitar las posibles incursiones y por fuera parece una sólida construcción de roca encalada, como obra maestra de la arquitectura de castillos única de Japón y que alcanzó su cúspide alrededor del 1600. Sin embargo, nada es lo que aparenta y el interior de la gran torre es totalmente de madera con sólidos pilares de más de dos metros de diámetro. Aunque parece que tiene cinco pisos, en realidad son seis, más el sótano.

Hemos subido por unas escaleras muy empinadas que seguro que ayudaban a la defensa pero que con las aglomeraciones de turistas que había hoy resultaban un poco agobiantes. Por eso tal vez, la organización estaba preparada y hemos visto tanto a personal cuidando de que el número de personas en cada planta no fuera demasiado y pudieran subir o bajar. Aun así, la última planta estaba demasiado llena de gente y no hemos podido disfrutar tranquilamente de las vistas que se pueden ver tanto de la fortaleza en su conjunto como de la misma ciudad de Himeji.

Personas en fila en el interior del Castillo de HImeji

Curioso ha sido también ver como desde tan antiguo los arquitectos reforzaron la construcción en las cuatro esquinas del segundo y tercer piso con contrafuertes internos de madera para soportar, tanto terremotos, como impactos en guerras; y que lo dotaron de cuatro puertas acorazadas con dobles puertas para resistir los ataques.

Puerta acorazada
Puerta acorazada
 Durante la Segunda Guerra Mundial, la ciudad de Himeji fue bombardeada dos veces y quedó reducida a cenizas. Aunque el castillo fue también bombardeado, tuvo la suerte de que las bombas no explotaron y se libró del fuego. El día después del bombardeo, hubo gente que derramó lágrimas al ver alzarse intacto el castillo sobre los campos quedamos.

Mapa del recinto del Castillo
Mapa del recinto del Castillo
 Y de regreso en autobús y tras entrar a la estación justo para tomar el tren a Tokyo, hemos comprado un Bento en las tiendas que hay en los andenes y hemos comido a bordo ... rico, rico.
Bento

Datos prácticos:
Entrada al Castillo de Himeji: 1000¥ (9,01€)
Entrada conjunta con los jardines de Kôkoen: 1040¥ (9,37€). Es un jardín al estilo de las Antiguas Residencias de Samurais. No hemos entrado porque teníamos el tiempo justo de volver a la estación para tomar el tren a Tokio.
Tiempo a Himeji: desde la estación de Miyayimaguchi tren de las 09:40 a Hiroshima para tomar el Shinkasen a Himeji y llegar a las 11:56
Tiempo a Tokio: desde Himeji a las 15:01 en tren a Tokio con llegada a las 18:40
Bento (para dos): 1050¥ (9,46€)
Taquillas grandes para guardar equipaje en la estación de Himeji: 500¥ (4,51€). A la entrada de Castillo hay taquillas grandes por 300¥ (2,70€)

2 comentarios :

  1. Veo con agrado que seguís con la aventura. Cuando estabais en Kenia viajé a Galicia y ahora a mi vuelta os encuentro en Japón, parece que os ha cundido más a vosotros, pero eso sí, yo me quedo con el pulpo a la gallega antes que con la pata esa que asoma en la foto del bento ;-)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese pulpo a la gallega, hummm, qué rico.

      ¡Tendremos que tomarlo juntos a la vuelta, Ug!

      Un abrazo.

      Eliminar

Nos gustaría saber tu opinión.
Si tienes alguna consulta o pregunta, escríbelo aquí. Te contestaremos.
Please, we would like your thoughts about this item.
Do not hesitate to make a question or doubts here. We will soon reply to you.